Durant l'embaràs és molt important cuidar la salut bucodental per benefici de la mare i del fill

08 Mar Durante el embarazo es esencial cuidarse la boca

Durante el embarazo es esencial cuidarse la boca

 

 

Durante el embarazo la mujer experimenta una serie de cambios fisiológicos que pueden alterar su estado de salud bucodental.

Hoy día aún podemos escuchar aquello “cada embarazo cuesta un diente”. Es cierto que los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer pueden repercutir en su salud dental, pero esto no tiene nada que ver con la creencia popular que “el niño absorbe el calcio de la madre”. Lo que pasa es que muchas veces a los cambios hormonales y del medio ambiente oral se les suma la modificación de los hábitos alimentarios e higiénicos. Es frecuente que aumente la ingesta de azúcares y se alteren los horarios de las comidas. Todo esto supone un aumento del riesgo de desarrollar caries y enfermedades de las encías, sobretodo en personas con cierta predisposición a tener. La acidez producida por los vómitos también puede aumentar la incidencia de caries. Hay estudios que indican una relación entre las enfermedades de las encías y los niños con poco peso al nacer o en los partos prematuros.

No obstante, si la mujer toma una serie de precauciones sencilla es posible gozar de una salud bucal óptima durante el embarazo.

Hay que mantener una higiene oral minuciosa, cepillarse los dientes después de cada comida y utilizar el hilo o cepillos especiales al menos una vez al día para limpiar los espacios interdentales. La presencia de bacterias en la saliva de la mujer aumenta el risco de transmisión de bacterias al futuro bebé. Se tiene que intentar llevar una dieta sana y equilibrada, limitando los alimentos ricos en azúcares.

Es importante hacer revisiones periódicas al dentista antes y durante el embarazo, para poder valorar a través de una visita completa el riesgo de una enfermedad gingival y caries y tomar medidas de prevención o pautas de tratamiento indicadas.

Lo ideal es empezar el embarazo en las mejores condiciones posibles, pero si durante el embarazo surgen problemas que se tienen que tratar, no hay ninguna razón para dejar de hacerlo, ya que retardar este tratamiento puede suponer un riesgo para la madre y, de rebote, para el hijo. Debemos informar al odontólogo si se está embarazada. El tratamiento dental es seguro y efectivo durante el embarazo, se puede utilizar anestesia de manera segura y, si la patología en cuestión, requiere un tratamiento urgente, se pueden hacer radiografías de manera segura y protegiendo al bebé.

Tener cura de la salud bucodental tendría que ser prioritario para la mujer gestante, ya que un buen control de las enfermedades orales, no solamente la beneficia a ella sino también al futuro hijo.



Powered by Nulled Themes