Què són i quins avantatges tenen els implants zigomàtics

08 Mar La revolución de los implantes cigomáticos

La revolución de los implantes cigomáticos

imatge implant zigomatic

 

¿Qué son los implantes cigomáticos?

Los implantes CIGOMÁTICOS tienen exactamente la misma función que los implantes convencionales pero tienen la particularidad que, como van anclados a los arbotantes anatómicos faciales como el hueso cigomático (nombre que recibe la zona del pómulo), permite tratar pacientes que presenten problemas de falta de hueso. Además, las restauraciones pueden ser inmediatas sin necesidad de llevar un aparato de prótesis removible, que es bastante incómodo.

¿Qué ventajas tiene?

Cuando hacemos una rehabilitación del maxilar superior mediante implantes convencionales, a veces nos encontramos con problemas a la hora de colocarlos porque el paciente no dispone de suficiente cantidad de hueso. Esto normalmente se debe a una enfermedad periodontal (problema de encías) de larga duración que ha provocado una pérdida progresiva del hueso, o también en pacientes que por llevar una prótesis fija tienen atrofia del maxilar y no son capaces de mantener la prótesis sujeta a la boca, con todos los problemas de masticación que conlleva.

Hasta ahora, la rehabilitación de los pacientes que sufrían este problema implicaba procesos largos y pesados con necesidad de injertos de hueso, intervenciones largas y períodos largos de tiempo sin poder utilizar ningún tipo  de prótesis.

Esta situación ha cambiado de manera radical gracias a los implantes cigomáticos. Son implantes que se colocan bajo anestesia local o sedación y van anclados a los huesos de la zona del pómulo llamados cigomáticos. Esta técnica evita la necesidad de hacer una reconstrucción y permite poder gozar de dienten fijos desde el primer día con una sola intervención quirúrgica, hecho que mejora la calidad de vida y la autoestima del paciente.

El paciente rehabilitado sale directamente con una prótesis fija unida a los implantes con la cual podrá comer desde el primer día. Esta prótesis se sustituirá por la prótesis definitiva a los tres meses.

En resumen:

– No requiere injertos de hueso.
– No requiere ingreso hospitalario.
– El postoperatorio es reduce a una ligera inflamación durante dos o tres días, y molestias ligeras.
– Al simplificar el proceso, el coste económico es un poco inferior.
– La tasa de éxito es muy alta (95%) y de momento no se han descrito alergias en ninguno de los pacientes tratados.

La implantología cigomática es una técnica que aporta seguridad, confort y una estética que devuelve a los pacientes una calidad  de vida que hacía años que no tenían y que creían que no podrían recuperar. Somriem junts?

 

Dr. Toni Vallejo

DR. TONI VALLEJO
Responsable de
l Área de Cirugía e Implantología



Powered by Nulled Themes